Trasfondo de la Música y Comunidad

  • La musicoterapia se define como el uso de la música o elementos musicales (sonido, melodía, armonía) por una persona cualificada (musicoterapeuta) con un participante o un grupo en un proceso diseñado (método y objetivos), para satisfacer unas necesidades físicas, emocionales, sociales o cognitivas. Desarrollando el potencial de los participante y/o reparando funciones, con el fin de alcanzar la integración personal e interpersonal (Federación Mundial de Musicoterapia).
  • La música es un aspecto fundamental de la historia cultural de nuestro pueblo. La herencia de siglos está depositada en una memoria folklórica que se activa a través de la música. Todo nuestro comportamiento humano y nuestro comportamiento social, nuestro estilo de crear y hacer, se refleja en la música. La música nos dice que somos, de donde vinimos. Sus emociones son las nuestras, son nuestra historia y nuestra cultura (artículo de Dr. Luis Manuel Álvarez).
  • Estudios recientes sobre la cultura demuestran su importancia en la construcción de la convivencia y la normatividad social. Por otro lado, la participación es priorizar el proceso de hacer cultura sobre el proceso de consumirla. A la tradicional idea de llevar cultura al pueblo, educar sobre valores culturales, es decir a la noción tradicional de divulgación cultural hay que añadir el principio de participación en el más amplio sentido, eludiendo los patrones de exclusión (Mockus, Antanas: Cumplir para convivir).
  • No se trata tan solo del derecho de acceso a la cultura, sino del derecho a todos a la creación cultural. Y los seres humanos para sobrevivir, y más aún para convivir, necesitamos tanto de la cultura que existe como de la que cada uno puede crear. La música en el desarrollo social comunitario adhiere al empoderamiento como asunción de la responsabilidad respecto del mundo adulto para acompañar a las nuevas generaciones. Empoderamiento que considera que la justicia no se distribuye desde una voluntad de poder, sino que se desarrolla desde una voluntad personal y colectiva (Jesús Martín Barbero).
  • La musicoterapia social adhiere al sentido de justicia fundado en una voluntad colectiva. Por eso, su ámbito es el socio-comunitario. Por eso, su técnica es grupal debiendo conocer las diferentes posiciones de la dinámica de grupos y realizando lecturas grupales que partan de los emergentes manifiestos hacia los contenidos latentes( Araceli Onorio y Oscar Fernández).

Por: Chabela Rodríguez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *